dimarts, 6 de juliol de 2010

Des de Galícia, Daniel Campos, sobre els primes dies de Sandro Rosell: "Esto no pinta nada bien"

Sandro Rosell, a As.com


Los primeros días de la presidencia de Sandro Rosell son bastante preocupantes, este martes se confirmó la noticia de la venta de Chygrynskiy al Shakthar por quince millones de euros y la razón que se aduce es que el Barça tiene dificultades de tesorería, dicen que no hay dinero para pagar los sueldos de los futbolistas y que están solicitando un crédito de ciento cincuenta millones de euros.

Después de escuchar todo esto, Sandro Rosell afirma que se fichará a Cesc por una cantidad razonable (unos cuarenta millones de euros), es increíble poder alarmar tanto de una forma innecesaria, ¿si hay que vender a Chygrynskiy por 15 millones de euros (cuando nos costó 25 millones) para pagar las nóminas, como se va a poder fichar a Cesc por 40 millones de euros?

Desde afuera todo esto parece que se está exagerando, da la impresión de que se quiere decir que Laporta dejó arruinado al Barcelona y que Sandro Rosell será el gran salvador, el acto de este lunes en Extremadura está muy bien, pero no es normal que se visite una comunidad autónoma toda la junta barcelonista como consecuencia del rifi-rafe que tuvo Joan Laporta con el presidente extremeño, porque eso no fue a nivel institucional sino en una relación entre personas. Parece que Sandro Rosell en sus primeros días de presidencia quiere cogerse la revancha con la época pasada y tiene que darse cuenta nuestro presidente que ya no es candidato, que es el presidente de todos los barcelonistas.

No hay justificación alguna en vender a Chygrynskiy por 15 millones cuando costó 25 millones, y menos diciendo que es una venta a la desesperada porque no se puede pagar nada por parte del club, no tiene mucho sentido decir que el club está en la ruina, hacer una operación que ya nos va a dar un pérdida a mayores de diez millones de euros, más otros 150 millones de euros en la solicitud de un crédito. Haciendo público todo esto (que encima es muy exagerado, aunque parece una idea muy premeditada porque se vino diciendo en la campaña electoral por la candidatura de Rosell que estábamos arruinados) se acaba con la buena imagen del club y ahora va a ser más difícil que podamos mantener unas relaciones comerciales normales, ahora el Arsenal (por ejemplo) nos pondrá muchos más problemas para vendernos a Cesc Fábregas.

Estos comienzos no son nada buenos, Pep Guardiola confiaba mucho en Chygrynskiy y ahora no lo tiene, me imagino que estará de acuerdo con su marcha, su venta es ruinosa para el club, porque ahora habrá que fichar otro jugador para su puesto, da la impresión que la actual junta está exagerándolo todo para dejar por los suelos a la etapa de Joan Laporta como presidente y así llegar los actuales gestores como salvadores, si esto es cierto se está haciendo un flaco favor a la institución Fútbol Club Barcelona, los barcelonistas tenemos que estar muy preocupados, cuando todo era tranquilidad ahora todo es inestabilidad y nerviosismo, esperemos que todo llegue a buen puerto, porque no se puede poner en riesgo la fenomenal situación deportiva del club y su imagen ante el mundo entero.






-