dimecres, 14 de juliol de 2010

La renovació del Pep Guardiola: 1 any i 3 visions




Pep Guardiola ha firmado ya su nuevo contrato que le unirá al FC Barcelona una temporada más. Su asistente, Tito Vilanova, también ha rubricado el acuerdo con la entidad blaugrana y seguirá siendo la mano derecha del técnico de Santpedor.

Tras la firma del contrato, los protagonistas han posado para una foto junto al escudo del club presente en las instalaciones de la entidad.

La idea de Sandro Rosell era convencer a Guardiola para que el técnico renovara durante todo el período que tiene que durar su mandato presidencial (seis años), pero el técnico siempre ha sido partidario de firmar compromisos cortos.

Así se lo hizo saber el representante del entrenador, Josep Maria Orobitg, al vicepresidente deportivo de la entidad, Josep Maria Bartomeu, desde el primer momento de la negociación.

Al final, el acuerdo se ha firmado por una campaña, cinco días antes de que el equipo inicie la pretemporada. Guardiola había alcanzado en enero pasado un compromiso verbal con Joan Laporta, supeditado a una negociación posterior con el nuevo presidente de la entidad.

En sus dos años al frente del equipo, el Barça ha conquistado siete títulos: dos Ligas, una 'Champions', una Supercopa de España, una Copa del Rey, una Supercopa de Europa y un Mundial de Clubes.




Jordi Badia: Guardiola: ni sis, ni dos més un, un i prou

El president del FC Barcelona, Sandro Rosell, durant la campanya electoral, va dir que volia que Josep Guardiola fos el “Fergusson del Barça”. Després, va aclarir que no es referia a que l’entrenador del primer equip tingués plens poders per fer i desfer en la parcel·la futbolística, com té el tècnic del Manchester United, Rosell volia dir que aspirava a que Guardiola ocupés la banqueta blaugrana durant molts anys, com Fergusson. Per això va dir que li oferiria un contracte de sis anys, per tota la durada del seu mandat com a president. Un cop es van iniciar les negociacions i es van veure quines intencions duia Guardiola, els sis anys van quedar reduïts a dos anys més un d’opcional en funció dels resultats i les ganes d’una i altra parts de renovar. També es va parlar d’un any només més un d’opcional, perquè ha semblat que el nou president i l’actual Junta Directiva volien anar una mica més enllà de l’any a què es va comprometre públicament Josep Guardiola, a començaments d’any, va semblar que una mica forçat pel president Joan Laporta.

Tanmateix, i a falta de la confirmació oficial, sembla que Guardiola renovarà per només una temporada.

Tot plegat, segons les informacions que aquests darrers dies han anat publicant els mitjans més ben informats i fiables, perquè també s’ha escrit que tant la Junta Directiva com l’entrenador volien estalviar-se haver de llegir a la premsa els detalls de les converses i convertir la renovació en un serial. Ho han aconseguit, més o menys.

Trobo que Guardiola fa ben fet de només voler renovar per un any i que és coherent amb el que sempre ha dit i fet i perquè és honest amb el club: hi ha un canvi en el govern de l’entitat, en tots els estaments i, especialment, a l’àrea esportiva i és comprensible que vulgui veure com s’hi entén. Si va bé, ja hi haurà temps per a ampliar el contracte; i si va malament, o no s’hi troba còmode, ell o el president i directius, el club en podrà prescindir i tal vegada farà un any.

I trobo que ningú l’hauria de criticar per aquest motiu. Com també crec que no s’hauria d’interpretar la negativa a renovar per més d’una temporada com un lleig que Guardiola li fa Rosell, perquè no s’hi porta bé o no se n’acaba de refiar. Ho dic, sigui dit de passada, sense gaire convenciment que una i altra cosa no passin. Crec que, passi el que passi, la figura de Guardiola n’hauria de sortir indemne i ningú l’hauria d’utilitzar; ell no s’ha deixat usar per ningú i se li hauria de reconèixer.

No obstant, en aquest club i en aquest país, i en els altres clubs i en els altres països deu succeir tres quarts del mateix, en què no estar amb mi vol dir que estàs contra mi, no alinear-se amb cap bàndol i voler-se mantenir independent significa rebre de totes dues bandes. Anem a veure si aquesta vegada ens l’estalviem.


Daniel Campos: La verdadera historia de Pep Guardiola

La renovación del contrato de Pep Guardiola está cabreando muchísimo a nuestro entrenador, tanto que si no hubiese dado su palabra de que seguía un año más, ahora mismo ya no sería entrenador del Barcelona.

Esta es la verdadera historia de lo vivido por nuestro entrenador hasta el momento, en la primera reunión que tuvieron Rosell y Guardiola después de celebrarse las elecciones a la presidencia del Barça (a la que acudió Vilanova, con una gran sorpresa de Sandro), las palabras de nuestro actual presidente fueron muy bonitas con Pep, nuestro entrenador le dijo que contaba con Chygrynskiy e Ibra, que estaba muy contento con su actitud y rendimiento y que seguro que en esta temporada darían un gran rendimiento (con el de Ibra ya estaba súper satisfecho), Rosell le dijo que sin problema que se darían las altas y las bajas según Guardiola decidiese, nuestro entrenador le pidió como fichaje imprescindible a Cesc Fábregas y un lateral derecho, y si se marchaba Touré también un sustituto para el marfileño, esos eran los únicos tres fichajes que necesitaba.

Hubo reuniones entre Orobitg y Bartomeu para la renovación del contrato de Pep, al principio el club le ofreció seis años de contrato con la posibilidad de decidir cada año su continuidad en el Barça, pero Pep no quiere un contrato tan largo, al final se fue negociando hasta el 2+1 famoso, de todas formas en cualquiera de esos años había un período entre los meses de mayo y junio para poder decidir Guardiola si se quedaba o no.

Vino lo de la venta de Chygrynskiy, al ucraniano decide venderlo Rosell de forma unilateral, se le dice al Pep que aunque él quería su continuidad hay que venderlo por tensiones de tesorería que los jugadores estaban sin cobrar las nóminas, lo que a Pep no le cayó nada bien porque se suponía que era una excusa para pasar por encima de su autoridad, se entera también nuestro entrenador que sin su consentimiento se negocia la venta de Ibrahimovic, que se está negociando con el Manchester City por Robinho más dinero y que incluso con el Milán se contempla la posibilidad de meter en el intercambio a Pato. Guardiola nunca quiso a ninguno de esos dos jugadores porque son problemáticos y podrían alterar la buena convivencia en el vestuario, incluso en el pasado mercado de invierno cuando se pudo obtener la venta o la cesión de Robinho, se consultó con nuestros capitanes y se manifestaron en contra de su fichaje por el Barça.

Una vez enterado Pep de las negociaciones por la venta de Ibra, le dijo al club que se quedaba un año más solo porque le dio la palabra al barcelonismos de que entrenaría esa temporada más, en su contrato que se va a firmar (en teoría) no hay ninguna cláusula de renovación automática, si Pep siguiese habría que renegociar otro desde el punto de partida, porque la intención de Guardiola es que esta sea su última temporada como entrenador blaugrana en esta etapa.

Ahora la directiva lo está presionando para que firme por más años, porque en parte ahora la gente se preguntarán ¿por qué cuando Rosell decía que Guardiola tenía que ser el Ferguson del Barça, sólo firma por una temporada sin cláusula alguna de renovación?, incluso se podría llegar al supuesto caso de que la directiva de Rosell en estas condiciones no quisiese firmar la renovación de Pep, largándole toda la culpa a nuestro actual entrenador.

Y si todo esto se confirma, si Pep solo firma por un año sin ninguna cláusula de renovación, porque el no firmar sería un terremoto auténtico en el barcelonismo del que Rosell sería el único responsable, es que o una de dos o no se conoce a Guardiola o no se quiere que siga como entrenador del Barcelona, Pep puede firmar por un año y seguir siendo entrenador muchos más, como puede firmar por seis y durar solo uno, a Guardiola nadie lo ata con un contrato, Pep es fiel al Barça a más no poder y si al final de temporada piensa que su continuidad no es buena para el club se marcha y sin cobrar un euro de indemnización, nunca Guardiola perjudicará a nuestro Barça, y Pep es así y hace muy bien en serlo, cuando llegue enero, febrero o marzo, nuestro entrenador no sabrá si quiere seguir o no, esta última temporada hizo la promesa de que seguiría por un año por todo el lío que se estaba armando y por el bien del club llegó a esa promesa.

Otro aspecto, es que después de haber ganado todo Guardiola cobrando una miseria de ficha con respecto a sus colegas de otros equipos, ahora la nueva directiva le está regateando su ficha, con los famosos fijos y variables, este tema ya tendría que estar solucionado desde el primer día, tuvo Rosell quince días desde la fecha de las elecciones hasta el 1 de Julio para solucionar la renovación de Guardiola, y era muy fácil, sólo habría que preguntarle a Pep los años por los que quería firmar y por lo que quería ganar y solo por respeto a su persona y por todo lo logrado habría que acceder, el 1 de Julio por la tarde estaría firmado el nuevo contrato y todos felices y contentos, si Pep quería que se quedase Chygrynskiy se quedaba y listo, si Pep quiere a Ibra en el club, se queda y listo, no hay que moverse para nada solo hacer lo que diga Pep, nuestro entrenador sería feliz, seguiríamos ganando muchos títulos y Guardiola seguro que se quedaría entre nosotros muchos años, porque es una persona muy comprometida con los que le muestran cariño, confianza y apoyo hacia su persona.

Con todo esto lo único que se hizo fue provocar la desconfianza y el disgusto de Pep, a lo mejor es lo que Rosell quiere, pero no es lo que queremos la inmensa mayoría de los barcelonistas, y otra pregunta que dejo en el aire ¿qué papel tendrá Zubizarreta, de verdad tendrá un poder de decisión o hará lo que le diga Bartomeu y Rosell? Y ¿Zubizarreta le dirá a Bartomeu o Rosell lo que Pep quiere o Rosell y Bartomeu le dirán a Zubizarreta lo que Pep tiene que hacer?


-